Los numerosos microorganismos en nuestro intestino tienen una influencia significativa en nuestra salud y bienestar. Sabemos que esta comunidad, nuestra microbiota intestinal, juega un papel clave en el metabolismo y la inmunidad. Recientemente se ha descubierto que la microBiota también está relacionada con enfermedades neurodegenerativas como las enfermedades de Parkinson y Alzheimer; pudiendo desempeñar un papel en su progresión o incluso favorecer su apariención.

Estas enfermedaes tienen en comun la acumulación de proteinas amieloides anormales en el cerebro. Recientes estudios han mostrado que ciertas bacterias producen estructuras proteícas similares, llamados “amiloides bacterianos” y que de esta forma podrian iniciar el proceso neurodegenerativo.

Los trabajos de Robert P. Friedland, MD, profesor de neurología en la Universidad de Louisville, y Matthew R. Chapman, Ph.D., profesor en la Universidad de Michigan, sugieren que se use un nuevo término para describir la interacción entre la microbiota intestinal y el cerebro: “mapranosis”.

El término proviene de Protepathy and Neuroinflammation + osis (proceso). Friedland espera que al nombrar el proceso, la conciencia y la investigación en el campo crecerán.

“Es esencial definir las formas en que las bacterias intestinales y otros organismos interactúan con el hombre creando enfermedades, porque hay muchas maneras en que la microBiota se puede modificar para influir en la salud“, dijo el profesor Friedland.

Fuente : Labroots